martes, 12 de junio de 2007

Introducir metodologías de programación en una empresa inmadura.

Cuando en una empresa de software con un estado de madurez inicial en cuanto a métodos de ingeniería del software decide comenzar a implementar métodos formales tiene un importante obstáculo y es romper la inercia del modo en que se lleva haciendo los productos.
La dirección en la mayoría de los casos no está del todo implicada por lo puede convierse en una trampa. Cara a un gestor sin experiencia en el desarrollo de software mediante metodologías el hecho de que los desarrolladores no se pongan de inmediato a programar supone todo un problema. Al poco tiempo del comienzo del proyecto los nervios y los sudores fríos comenzarán a recorrer su frente, un gestor que está acostumbrado al 'code and fix' no entiende que sus preciados recursos no estén haciendo otra cosa que programar, todo aquello que no sea tirar líneas de código es retrasar la entrega de proyecto.
Entonces la pregunta que nos planteamos es la siguiente ¿Cómo implementar una metodología de desarrollo en una empresa de software que nunca ha invertido en ello y con poco o ningún apoyo de la dirección?
Una buena aproximación es la de contabilizar el esfuerzo en el desarrollo de una aplicación. Esto es contar todos los días y de forma lo más detallada posible cuánto se tarda en el desarrollo de una aplicación. Con esto obtenemos como producto unos datos precisos de cuánto se tarda en el 'code' y cuánto en el 'fix'.
Estos datos pueden ser una herramienta muy valiosa , primero para estimar el siguiente proyecto y segundo tener una razón de peso para comenzar a hacer tareas de análisis y diseño, como solución a los largos ( y demostrados ) tiempos de 'fix'.

No hay comentarios: