miércoles, 5 de septiembre de 2007

La televisión visceral.

La televisión pública lleva ya un buen tiempo siendo demasiado visceral. Sobre todo las dos grandes cadenas generalistas antena 3 y telecinco. Unos pocos ejemplos:

  • Programas del corazón a punta pala.
  • Un programa totalmente ofensivo como 'el tomate' emitido en horario infantil.
  • Series repetidas hasta la saciedad. ¿Cuántas veces se han repetido los capítulos de los Simpsons ?
  • Programas presuntamente informativos creados para revolver basura, algo así como prensa rosa arqueológica o revisionista.
  • Los espacios informativos diarios no se quedan atrás, información partidista y sensacionalista , ataques constantes y reiterados a cualquier cosas que se mueva por internet. En caso de desastres, vídeo de persona desgraciada llorando o gritando de dolor durante interminables segundos sin sombra de información en estos caso y por último si hay imágenes impactantes por supuesto se repiten hasta que se desgaste la cinta.

Mención aparte es la publicidad, que o bien te hacen chantaje emocional o bien parece que te estén vendiendo drogas. Las propagandas de yogures son un buen ejemplo , si tomas tal o cual producto lácteo te pondrá a tono para rendir todo el día a tope y para colmo ayudará a tus defensas. Eso sin contar con la publicidad que no dice absolutamente nada, su único objetivo es marcar a fuego en tu mente cierta marca. Aunque sin duda la peor es la que se mete dentro de la misma serie, en algunas no hay una mesa suficientemente grande para meter todas las cosas disponibles para desayunar, aunque el personaje apenas toma un café antes de salir pitando al trabajo.

4 comentarios:

Naiara dijo...

No es por ser mala pero... ¿viseral? jajajaja ¿eso qué es?, ¿que lleva visera? jajajajaja
Bueno, ahora en serio... te noto algo "quemado". ¿Sabes qué es lo guay de la televisión?, ¡¡que nadie te obliga a verla!!
Es más, se me acaba de ocurrir algo... la próxima vez que no estén dando nada interesante en la tele, me ofrezco voluntaria para jugar al parchis o al monopoly contigo... ¿¡ves que buena soy!? Si es que siempre estoy pensando en tu bienestar...

ASantana dijo...

Jajajaja ...
Antonio, creo que tienes el enemigo en casa, y no es precisamente la televisión ...
jajajaja
;)

ASantana dijo...

Por otro lado, estoy en total acuerdo contigo. La programación actual es infumable.
Gracias a Dios, el próximo diciembre se cumplirán 13 años que dejé de fumar. Algún día conseguiré apagar, de igual modo, la televisión (al menos la pública).

Aday dijo...

Yo lo más que veo de televisión son los anuncios en los descansos, no creo que la publicidad tenga la mayor culpa, si opino que algunos anunciantes siguen una mala estrategia.

La publicidad nace para llegar a una posible clientela y la publicidad que no llega, simplemente es mala o está mal enfocada. Otra cosa es el bombardeo de anuncios, hoy mismo en un descanso contabilicé y no es coña, 4 anuncios de ING DIRECT en un mismo descanso y cada uno de los anuncios distintos. En un termino que todos entendamos, estos entran por fuerza bruta. Todo lo demás, siempre y cuando no engañen al consumidor, me parecen prácticas licitas, la publicidad subliminal siempre ha estado ahí, eso sí, y te doy la razón Teixeira, hoy por hoy lo de subliminal suele gozar de un fuerte tufillo a podrido. Con los programas alucino, el único que veo de vez en cuando es "Se lo que hicisteis", que me parece chispeante y fresco y la "Noche H", que también tiene su punto. Con respecto a cine o series, no sigo ninguna por la televisión.

También os lo he dicho alguna vez, mi televisión es peer to peer.