miércoles, 10 de octubre de 2007

Qué bueno es ponerse malo.

Ponerse malo es un fastidio pero hay ocasiones (sobre todo si es un simple resfriado) que es genial, aquí unas pocas razones.
  • Te saca de tu rutina diaria. Las vacaciones también lo hacen pero es diferente, las vacaciones suelen estar planificadas (te autoimpones una rutina para el futuro) y parece que a la fuerza tienes que hacer algo.
  • El estar todo el rato sin poder hacer algo te da la oportunidad de realizar una tarea casi olvidada, meditar. Por ejemplo, averiguar cuales son los proyectos vitales en tu vida y que no lo son o recordar cuales son las personas que en verdad te importan.
  • Mirar a la pared y no hacer nada. Eso está bien, no hay nada malo en no hacer nada, el simple acto de ver pasar el tiempo es en si una gran actividad. Ya que te ayuda a darte cuenta que el tiempo no pasa tan rápido como crees.

3 comentarios:

Naiara dijo...

¡¡Pero qué morro!! Qué rápido se te ha olvidado lo "agradable" que es estar con fiebre y gastar docena y media de kleenex por segundo... jajajaja...
Pero vamos, que está bien eso de que te resulte "productivo" estar constipado, aunque yo más que verte meditando y haciendo planes de futuro, diría que has estado buscando excusitas para que te deje tranquilo y no te "obligue" a jugar al parchis para entretenerte (bueno vale, también para entretenerme yo... ¡¡que hace poco también he estado malita!!).
Y sobre el tema de las vacaciones... o sea que sientes que estás obligado a hacer algo, ¿eh? Uuuummmm... lo tendré en cuenta en los próximos días libres que cojas... te ataré al sofá, te pegaré en la cabeza una botella de agua con una pajita para que no te deshidrates y ¡ala! sin hacer nada todo el rato, para que no te estreses... jajajaja...

Aday dijo...

jajajaja

Mónica dijo...

sólo a ti se te ocurre mirarle el lado bueno a un gripazo... jejejeje...