jueves, 29 de noviembre de 2007

Una apuesta por la ciencia básica.

La ciencia básica no está orientada a fines prácticos, su único objetivo es el conocimiento por el conocimiento. A partir de este conocimiento se pueden generar investigaciones orientadas a la práctica o directamente productos con una funcionalidad clara.
Por no estar orientado a un fin práctico es difícil de evaluar y cada vez recibe menos apoyos financieros, debido a que cada vez más la economía está motivada a obtener beneficios en plazos cada vez más cortos. Y si algo tiene la ciencia de base es que el éxito no está asegurado.
Sin embargo esta postura debería replantearse ya que el 25% de la economía mundial se basa en descubrimientos de Albert Einstein. Un científico que nunca tuvo en mente obtener ninguna solución práctica de sus investigaciones.

No hay comentarios: