viernes, 27 de marzo de 2009

Traducciendo al cliente.

'Cuanto más simple y sencillo mejor.' Esta frase cuando la dice un desarrollador o un ingeniero es una trivialidad. Lógicamente cualquier producto será simple en el aspecto de que debe ser fácil de manejar y sencillo en cuanto a la facilidad de uso para el cliente.
Pero cuando lo dice el cliente es para echarse a temblar, esto significa que quiere un software que haga todo lo que está en su cabeza y si es posible que no tenga que hacer nada, vamos que el software cubra todas sus necesidades (incluso las futuras) si se ejecuta mediante 'cron' todos los días.
Este tipo de frase es muy peligrosa y aún más si el cliente no define correctamente sus requerimientos. El peligro es que la única solución para poder construir un buen producto para este cliente es utilizar algún método evolutivo para el desarrollo, pero el gran problema es que generalmente este tipo de cliente sólo está dispuesto a pagar un solo ciclo de producción a partir de este punto y por cada ciclo intentará un 'todo incluido' sin pagar un duro explotando la 'profesionalidad' de los desarrolladores argumentando que los requerimientos no cubiertos en ciclos anteriores son elementos de calidad intrínsecos al sistema.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Antonio, soy Dani, del Santa Teresa, si eres tú, agrégame al MSN (dmartin95@hotmail.com)